Publicado el

Un baño accesible, facilita la autonomía y seguridad de nuestros mayores.

ELEVADOR WC CON BRAZOS ( 5, 10, 15cm ) - VENTA 110€

Cuando un familiar tiene limitadas sus funciones locomotoras, bien sea temporalmente debido a una lesión o a un deterioro progresivo de su movilidad por enfermedad crónica y/o degenerativa, debemos adecuar nuestro baño para aumentar su autonomía al realizar su aseo diario.

El baño debe ser un lugar accesible, que permita el buen acceso y la perfecta movilidad en todo su interior, a las personas con dificultad de movimientos o usuarias de sillas de ruedas u otras ayudas técnicas.

Todo ello evitará mayormente el riesgo de sufrir caídas y como consecuencia lesiones que dificultarían aún más si cabe la ya deteriorada movilidad de nuestro familiar, lesiones que suelen ser permanentes en el caso de personas de avanzada edad y que pueden llevarlos a dejar de caminar.

ASEO ACCESIBLE ensuhogar.com

Una correcta accesibilidad en el baño, puede evitar males mayores accidentales

A continuación explicamos los aspectos a tener en cuenta:

La habitación de baño:

Debe disponer de suficiente espacio como para poder maniobrar con una silla de ruedas sin problemas y poder realizar el cambio de la silla de ruedas de paseo a la silla de ruedas de ducha sin problemas.

El suelo:

Debe ser lo máximo de antideslizante, ya se trate de baldosas porcelánicas, recubrimientos especiales o pinturas, pero debe evitar el riesgo de sufrir resbalones, causa de la mayoria de accidentes en los habituales baños.

La puerta:

Es muy recomendable que la puerta del baño sea corredera o abra siempre hacia afuera, para evitar que en caso de que el usuario sufra alguna caída al interior del baño, pueda quedar impidiendo la apertura de la puerta.

Barras de ayuda:

El inodoro dispondrá de dos barras de ayuda firmemente ancladas a la pared y/o al suelo, que permitan apoyarse o agarrarse con fuerza mientras el usuario se traslada del inodoro a la silla de ruedas y viceversa.

Accesorios:

Todos los accesorios como los soportes de toallas y papel higiénico, se colocarán de tal forma que permitan que las personas usuarias de sillas de ruedas puedan alcanzarlos fácilmente, sin forzar posiciones que puedan provocar un desequilibrio y posible caída al suelo. Además deben ser el máximo de redondeadas para evitar que el usuario pueda lastimarse si se cae contra ellos.

Espejo:

La medida mínima del espejo debe ser de 46 cm de ancho por 137 cm de alto y colocado de forma inclinada para que tanto una persona sentada en una silla de ruedas como una persona de pie puedan verse en él perfectamente.

Iluminación:

Disponer de una iluminación suficiente y adecuada permitirá tener todo bajo control durante la realización del aseo. El interruptor y los enchufes deben estar instalados de forma que sean fácilmente accesibles y según las vigentes normas de seguridad para evitar posibles cortocircuitos o electrocuciones del usuario.

La ducha:

La sustitución de la antigua bañera por una ducha es un aspecto básico para adecuar el baño y evitar accidentes durante el aseo diario.

Debemos instalar una ducha 100% accesible, pues de lo contrario puede que mas adelante debamos cambiarla de nuevo por una realmente 100% accesible.

Se considera que una ducha es 100% accesible cuando está instalada dando continuidad al suelo (sin ningún escalón por pequeño que sea), permitiendo el acceso a pie sin levantar los pies del suelo o mediante el uso de una silla de ducha, disponiendo de asideros que permitan el desplazamiento durante su uso con seguridad, debiendo tener el desagüe empotrado a ras de suelo.

MAS INFORMACIÓN SOBRE ACCESIBILIDAD EN EL HOGAR

RESPUESTAS A LAS PREGUNTAS MAS HABITUALES EN “HOGAR ACCESIBLE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *